Autora: Jovi Nazareno, estudiante de la Universidad de Harvard, Extension School

Traductora: Mishel Tirira

¿Alguna vez has leído un titular pegadizo sobre el cerebro, la salud del cerebro, cómo usamos o debemos usar nuestro cerebro, o cuánto cerebro usamos? Tal vez, como yo, en algún momento te han acosado o incluso hechizado para leer más. Creo que el cerebro y la mente son fascinantes y entendería totalmente por qué tú también puedes sentir lo mismo.

Mi interés en aprender sobre el cerebro y la mente – y sí, los estoy nombrando por separado, aunque podría debatirse si son uno o lo mismo – me ha motivado a lo largo de mis estudios de posgrado. Mientras cursaba una Maestría en Artes Liberales en Psicología, tomé varios cursos que incluyen lecciones sobre neurociencia, neuroanatomía, neurobiología, psicología y educación. Una conclusión importante hasta ahora ha sido la necesidad de evaluar cuidadosa y críticamente todo lo que leo, especialmente los estudios que conectan algunos aspectos «neuro» con los hallazgos conductuales (e incluso educativos). Esto no quiere decir que no se pueda confiar en todos los hallazgos, sino ser consciente de las limitaciones y suposiciones inherentes a cada estudio.

Una breve descripción de los conceptos básicos

Los hallazgos sobre el cerebro en relación con el comportamiento (a veces denominados relaciones de comportamiento cerebral o correlatos neuronales) generalmente se pueden clasificar en dos métodos principales: basados ​​en lesiones o basados ​​en la activación. Los estudios basados ​​en lesiones consideran lo que sucede cuando una parte particular del cerebro se interrumpe o no se usa (por ejemplo, daño debido a un derrame cerebral, tumor, trauma). Este método intenta correlacionar una observación conductual (disfunción) con una lesión cerebral (por ejemplo, lesión). Por otro lado, los estudios basados ​​en la activación consideran lo que sucede cuando las regiones del cerebro están funcionando o están en uso (por ejemplo, al realizar una tarea como hablar mientras se está en la máquina de resonancia magnética). Este método intenta correlacionar una observación conductual con patrones de flujo sanguíneo, que se supone que representa una mayor actividad neuronal en un área. <sup> 1 </sup>

Cuidado con los fuegos artificiales

Centraré esta publicación de blog en consideraciones sobre los métodos basados ​​en la activación, particularmente de los estudios de fMRI (siglas en inglés que significa imagen por resonancia magnética) que muchos de nosotros encontramos. Me estoy enfocando en fMRI debido a artículos interesantes que encontré después de una conferencia sobre las limitaciones de MRI / fMRI. Durante la conferencia, <sup> 2 </sup> se nos advirtió sobre lo que parece ser una frase popular sobre el cerebro: ¡que «se ilumina»!

Después de esa clase, por curiosidad, busqué en Google, «el cerebro se ilumina», y encontré este titular: «La neuroimagen ilumina cómo la gratitud ilumina el cerebro». <sup> 3 </sup> Bueno, eso suena genial, ¿verdad? Además, la gratitud debe ser algo bueno si está iluminando el cerebro, ¿verdad? El título es ciertamente pegadizo, y hay algo interesante en la imagen de mi cerebro que se ilumina como fuegos artificiales cuando practico/expreso gratitud. Sin embargo, este título es el ejemplo perfecto del intercambio impreciso de información.

No se deje engañar por esos titulares. Las 5 W (y una H) son herramientas útiles. Considere, por ejemplo:

  • Who ¿A quién incluyó el estudio?
  • What ¿Cuál es exactamente el comportamiento de interés? ¿Qué se está comparando?
  • Where ¿Dónde tuvo lugar el estudio? ¿Qué parte del cerebro se está investigando?
  • When ¿Cuándo se publicó el estudio?
  • Why ¿Por qué es tan importante el estudio y/o los resultados?
  • How ¿Cómo hicieron los investigadores para recopilar y analizar los datos?

Este tipo de preguntas son importantes porque ayudan a distinguir los hallazgos atractivos pero inexactos de aquellos que son metodológicamente sólidos. También ayuda a conocer ciertos conceptos básicos, como por qué «iluminar» no es más que la carnada del clic. La frase «enciende» alimenta malentendidos de lo que la tecnología de imagen hace y no nos dice, especialmente para las personas que no están familiarizadas con las limitaciones de la tecnología. Alerta de spoiler: nada se está «iluminando». De hecho, la frase «se ilumina» se incluye en una lista de términos para evitar. <sup> 4 </sup>

Para empeorar las cosas, el artículo en línea sobre gratitud <sup> 3 </sup> 3 muestra una imagen del cerebro. Tal imagen tiene el potencial de alentarlos como lectores a creer lo que se comparte sin cuestionar o volver a la fuente principal. Por ejemplo, se ha encontrado que incluir imágenes cerebrales cambia el juicio sobre el razonamiento proporcionado en un estudio. <sup> 5 </sup> En el artículo en línea sobre gratitud, <sup> 3 </sup> 3, ¡La imagen del cerebro que se muestra ni siquiera proviene del estudio que se resume! Está ahí para llamar tu atención. Además, la evidencia de neurociencia podría tener un valor relativamente más alto incluso si la explicación es mala o la evidencia es irrelevante. <sup> 6 </sup>

Un poco de información técnica

La resonancia magnética funcional se usa en última instancia para medir los cambios en el flujo sanguíneo oxigenado / desoxigenado, más comúnmente conocido como señal BOLD o contraste BOLD. En otras palabras, a pesar de la maravillosa tecnología, todavía tenemos que hacer inferencias de que lo que se observa realmente representa actividad neuronal en el cerebro, lo cual es discutible.

Además, los resultados de las imágenes de un escáner fMRI deben interpretarse cuidadosamente, ya que existe mucha complejidad inherente a la obtención de neuroimágenes, que implica métodos comparativos, análisis estadísticos y reconstrucción de datos. <sup> 7 </sup> Lo que nosotros, como lectores, vemos como imágenes incluidos en los artículos no solo aparecieron durante una sesión de escaneo, sino que son el resultado de la computación y el análisis.

Por último, muchos estudios que involucran humanos son de naturaleza correlacional, no causal, lo que significa que nosotros, como investigadores y lectores, hacemos inferencias de que el flujo sanguíneo indica algún cambio importante o significativo en una función (por ejemplo, gratitud).

Tener precaución

Cuando se encuentre interesado en aprender sobre el cerebro, la mente y/o la educación, tenga cuidado con los neuromitos, la información falsa <sup> 8 </sup> y la carnada del clic. Haga preguntas sobre lo que lee y comparta cualquier pregunta que pueda tener.

También puede encontrar los siguientes recursos útiles y divertidos:

1Information from: PSYC E-1610, The Brain in Psychology II (Instructor: William Milberg, Ph.D.).

2Recalling a lecture from: PSYC E-1605, The Brain in Psychology I (Instructor: William Milberg, Ph.D.).

3Bergland, C. (2018, May 9). Neuroimaging illuminates how gratitude lights up the brain. Psychology Today. Retrieved from https://www.psychologytoday.com/blog/the-athletes-way/201805/neuroimaging-illuminates-how-gratitude-lights-the-brain

4Lilienfeld, S. O., Sauvigné, K. C., Lynn, S. J., Cautin, R. L., Latzman, R. D., & Waldman, I. D. (2015). Fifty psychological and psychiatric terms to avoid: A list of inaccurate, misleading, misused, ambiguous, and logically confused words and phrases. Frontiers in Psychology, 6, 1100. https://doi.org/10.3389/fpsyg.2015.01100

5McCabe, D. P., & Castel, A. D. (2008). Seeing is believing: The effect of brain images on judgments of scientific reasoning. Cognition, 107(1), 343–352. https://doi.org/10.1016/j.cognition.2007.07.017

6Ansari, D. (2015). Mind, brain, and education: A discussion of practical, conceptual, and ethical issues. In J. Clausen & N. Levy (Eds.), Handbook of neuroethics (pp. 1703–1719). https://doi.org/10.1007/978-94-007-4707-4_146

7Illes, J., & Racine, E. (2005). Imaging or imagining? A neuroethics challenge informed by genetics. American Journal of Bioethics, 5(2), 5–18. https://doi.org/10.1080/15265160590923358

8Tokuhama-Espinosa, T. (2018). Neuromyths: Debunking false ideas about the brain. New York: W. W. Norton & Company.

9Tokuhama-Espinosa, T. (2020). Infographic: Steps to ensure quality information. Retrieved from https://thelearningsciences.com/portfolio-items/steps_ensure_quality_information/?lang=en

10jmcontreras. (2014, January 24). The brain does not light up. Retrieved June 4, 2020, from Procrustean Neuroscience website: https://procneuro.wordpress.com/2014/01/23/the-brain-does-not-light-up/

1115 insane things that correlate with each other. (n.d.). Retrieved June 4, 2020, from http://tylervigen.com/spurious-correlations