Autora: Jovi Nazareno – Estudiante de la Universidad de Harvard, Extension School

Traductora: Mishel Tirira

El cambio nos rodea. Las escuelas, oficinas, negocios, eventos y espacios públicos, y transporte están cerrando, limitando sus horarios o siendo cancelados. Ciertos lugares a los que vamos a diario se están moviendo hacia estructuras en línea; otros lugares solo brindan un subconjunto de servicios en persona. Dependiendo de dónde vivas, todo este cambio puede haberse desarrollado en semanas. En solo semanas, y algunas veces días, las personas a mi alrededor se han enfrentado a desafíos increíbles. Miembros de la familia perdieron sus trabajos; compañeros de clase se apresuraron a viajar a sus casas o encontrar un nuevo hogar temporal; colegas reconfiguraron sus horarios de trabajo y ubicaciones debido al cierre de escuelas y guarderías; amigos que se consideraban «afortunados» de teletrabajar, después del cierre de la oficina de repente enfrentan posibles licencias o despidos. Otras personas experimentaron interrupciones en los planes de viaje para ver a sus seres queridos o enfrentaron desafíos para volver donde ellos. A los seres queridos les preocupa si ellos o yo hemos estado o vamos a estar expuestos al virus. He escuchado a personas toser o estornudar y decir «no te preocupes, no es coronavirus», con la esperanza de evitar reacciones negativas. Los estantes vacíos de las tiendas y los límites en las cantidades me recuerdan tanto la gravedad de la situación como el pánico de mantenerse a uno mismo. En medio de todo este cambio, continuamos, porque no podemos detenernos. Se deben pagar las hipotecas o los alquileres, se necesita comida y atención médica, la educación sigue siendo importante y contribuimos lo más que podemos a la sociedad.

Entonces, estas transiciones al aprendizaje y/o trabajo en línea no ocurren de forma aislada. Estas transiciones tienen lugar junto con la incertidumbre y la superposición de nuestros roles en la vida. Comprende que todo lo que siente está bien y es normal, pero también comprende que los humanos son sociales1 y que podemos y debemos apoyarnos mutuamente. Todas estas transiciones suceden con las personas. Esto significa que elegimos cómo nos respondemos unos a otros y cómo nos comunicamos.

Levantarse, no desanimarse

Lo que decimos (y lo que mostramos con acciones) tiene el tremendo potencial de crear un efecto positivo aun, y especialmente, cuando nos encontramos en tiempos de crisis. Podemos elegir ser amables y compasivos, criar a una persona en lugar de humillarla. Esta elección puede tomar formas sorprendentemente simples.

Para explicar, compartiré lo que me hizo sentir mal últimamente y cómo la gente me crió.

Debido al cierre del campus de la escuela, me preocupaba cómo (y si) los profesores se mantendrían en contacto cuando nuestro contacto principal es en el campus. Mientras leía la guía de trabajo desde casa, noté mensajes que se enfocaban, no en el hecho de que mis colegas estaban haciendo malabarismos con las líneas borrosas que existen entre los muchos roles de la vida, sino en si la eficiencia podía mantenerse. Luego, mientras pensaba en esas cosas, también me di cuenta de que la escuela y el trabajo eran problemas menores en relación con la salud de la familia y los amigos. Al igual que muchas personas a mi alrededor, pude sentir una ansiedad que me absorbía.

Este sentimiento hizo que lo que estoy a punto de describir sea aún más significativo para mí. Mi abuela me envió una carta por correo usando una nueva papelería encantadora, abriendo la puerta a una nueva forma de mantenerse en contacto. Los colegas compartieron una nota de agradecimiento por nuestro trabajo conjunto, lo que hizo que los días retadores en el trabajo parecieran mucho más gratificantes. Los maestros compartieron mensajes inspiradores y amables que nos recordaban avanzar juntos. Los amigos se acercaron para saludar y reportarse. Los seres queridos se aseguraron de que sintiera que les importo, incluso desde lejos. Todas estas palabras y acciones me regalaron momentos de afecto positivo que podría apreciar y que podrían mantenerme inclinada hacia la resiliencia a pesar de lo que sucede a mi alrededor. La gente hace esto.

La amabilidad y la compasión a través de una carta, tarjeta de agradecimiento, correo electrónico, mensaje de texto, llamada o videollamada, que siguen siendo opciones a pesar del distanciamiento social, pueden animar a las personas. Esto es importante porque la experiencia del afecto positivo es importante. La investigación en lo que se llama la teoría de ampliar y construir 2 sugiere que, si bien las emociones negativas sirven para reducir nuestras acciones y pensamientos, las emociones positivas permiten más posibilidades. Incluso si una experiencia de emoción positiva es de corta duración, esos momentos se acumulan para aumentar nuestros recursos personales al expandir lo que percibimos, pensamos, hacemos y sentimos. A su vez, a medida que nuestros recursos se expanden, nuestra capacidad de experimentar más de lo positivo también se expande. Las emociones negativas, por supuesto, tienen un propósito y no deben considerarse innecesarias o irreales, pero el punto es no dejar que se extienda más de lo útil. 3 Además, las emociones positivas se extienden más allá de la noción demasiado simplista de «happy-ology«; piensa en mis historias personales anteriores y en los momentos de gratitud, sorpresa, inspiración y amor. ¿Cómo puedes cultivar tales experiencias para ti y para los que te rodean?

Recuerda: las personas primero

La restricción de tiempo real puede hacer que la transición a un entorno virtual se sienta bastante forzada, cambiando el enfoque a cómo hacer que esto funcione temporalmente en lugar de cómo florecer en este nuevo entorno. Dada la rapidez con la que se producen cambios a nuestro alrededor, puede ser demasiado fácil pasar por alto las relaciones y la comunicación. Mientras avanzamos hacia el refugio y el distanciamiento social, al mismo tiempo podemos apoyarnos mutuamente.

Tanto la emoción positiva como las relaciones son aspectos críticos del bienestar en la teoría de emociones positivas, compromiso, relaciones, significado y logro (PERMA por sus siglas en inglés). 4 Para los niños, una relación positiva con un adulto es un factor clave en la resiliencia, 5 y a través de las edades, se acepta ampliamente que los humanos somos seres sociales. El impacto de la conexión social también se refleja en un aula, donde la relación profesor-alumno tiene un tamaño de efecto particularmente grande en los resultados del aprendizaje. 6 Un artículo de Tracey Tokuhama-Espinosa, en este blog, destaca las consideraciones clave para trasladarse a en línea, que incluyen un enfoque en los sistemas de soporte y la comunicación, entre otros factores.7

Desde mi experiencia al navegar por el mundo del trabajo y el aprendizaje remotamente, puedo decir con certeza que la comunicación con las personas es la prioridad. Sin comunicación, incluso cuando es difícil, he sido testigo de confusión, frustración, malentendidos y aislamiento. Cuando las personas no hacen el esfuerzo de responder una llamada, responder un mensaje o compartir cambios que conocen, dejemos claro que eso también envía un mensaje. Ese mensaje por un tiempo puede ser «Estoy ocupado» pero eventualmente podría convertirse en «No me preocupo lo suficiente por ti». No importa tanto si dicho mensaje es verdadero o no desde el punto de vista del remitente. Lo que importa es la atención percibida, especialmente en un entorno de aprendizaje. 8,9

Haz gestos simples pero poderosos

Si no estás seguro de cómo o dónde comenzar, comienza aquí:

  • Construye comunidad mediante el uso de opciones interactivas para unir a las personas.10 La tecnología interactiva nos permite comunicarnos más allá de las opciones estáticas (por ejemplo, correos electrónicos, teléfonos, depósitos de información). Por ejemplo:
    • Usa la videoconferencia para establecer «horas de oficina abiertas» virtuales donde se establece un día/hora, y cualquiera puede «entrar».
    • Usa la videoconferencia para sesiones virtuales de trabajo/estudio, donde puedes estar rodeado de personas a través del video mientras trabajas en proyectos individuales.
    • Crea foros de discusión/chats grupales.
    • Inicia reuniones virtuales programadas 10-15 min. antes de tiempo y quédate 10-15 min. más tarde para fomentar conversaciones informales.
  • Comunícate a través de modalidades (por ejemplo, por escrito, en videos pregrabados, compartiendo contenido de video externo, usando un software de videoconferencia).
  • En lugar de asumir saber lo que siente una persona, pregunta. En lugar de preocuparte de si está diciendo lo correcto, ten una conversación. Estas interacciones son importantes porque pueden cultivar la empatía y, a su vez, aumentar la probabilidad de futuros comportamientos de ayuda.11
  • Reconoce que lo que nos sucede no siempre se sentirá bien. Por mucho que podamos hablar sobre la importancia de las emociones positivas en nuestras vidas (por ejemplo, alegría, calma, triunfo), no podemos purgar por completo las negativas (por ejemplo, miedo, ansiedad, tristeza). Debido a que las emociones son parte del aprendizaje,12 sabemos que lo que siente una persona cuando trabaja en una tarea o habilidad afecta su desempeño. Comprender cómo las emociones afectan nuestras capacidades cognitivas y estados fisiológicos nos permite valorar la reacción de cada persona.
  • Se más paciente y comprensivo de lo habitual debido a las circunstancias.
  • Evita sorprender a las personas con plazos inesperados o tareas de último momento que no son urgentes, ya que ya tenemos una adaptación más que suficiente para hacer en nuestras rutinas diarias.
  • Incluso si no tienes un plan de acción «completado» para todos los cambios que ocurren, comparte un mensaje que diga lo que sabes y cuándo se comunicará nuevamente.
  • Echa un vistazo a estas prácticas en el Greater Good Science Center en UC Berkeley para cultivar conexiones.13

En pocas palabras: estamos experimentando todos estos cambios con las personas. Elijamos ser la persona que anima a las personas en momentos de necesidad y tomemos medidas para poner a las personas primero.

1 Immordino-Yang, M. H., & Gotlieb, R. (2017). Embodied brains, social minds, cultural meaning: Integrating neuroscientific and educational research on social-affective development. American Educational Research Journal, 54(1_suppl), 344S-367S. https://doi.org/10.3102/0002831216669780

2 Cohn, M. A., & Fredrickson, B. L. (2009). Positive emotions. In C. R. Snyder & S. J. Lopez (Eds.), Oxford handbook of positive psychology [kindle version] (2nd ed., pp. 13–24). New York: Oxford University Press.

3 Fredrickson, B. L. (2008). Promoting positive affect. In M. Eid & R. J. Larsen (Eds.), The science of subjective well-being (pp. 449–468). New York: Guilford Press.

4 The Trustees of the University of Pennsylvania. (2020). PERMA theory of well-being and PERMATM workshops. Retrieved March 22, 2020, from Penn Arts and Sciences Positive Psychology Center website: https://ppc.sas.upenn.edu/learn-more/perma-theory-well-being-and-perma-workshops

5 National Scientific Council on the Developing Child. (2015). Supportive relationships and active skill-building strengthen the foundations of resilience. Center on the Developing Child, Harvard University.

6 Hattie, J. (2009). Visible learning: A synthesis of over 800 meta-analyses related to achievement. New York: Routledge.

7 Tokuhama-Espinosa, T. (2020, March 13). Taking your course online? Think before you leap. Connections: The Learning Sciences Platform. https://thelearningsciences.com/site/taking-your-course-online-think-before-you-leap/?lang=en

8 Liu, P. P., Savitz-Romer, M., Perella, J., Hill, N. E., & Liang, B. (2018). Student representations of dyadic and global teacher-student relationships: Perceived caring, negativity, affinity, and differences across gender and race/ethnicity. Contemporary Educational Psychology, 54, 281–296. https://doi.org/10.1016/j.cedpsych.2018.07.005

9 Velasquez, A., West, R., Graham, C., & Osguthorpe, R. (2013). Developing caring relationships in schools: A review of the research on caring and nurturing pedagogies. Review of Education, 1(2), 162–190. https://doi.org/10.1002/rev3.3014

10 Reese, S. A. (2015). Online learning environments in higher education: Connectivism vs. Dissociation. Education and Information Technologies, 20(3), 579–588. https://doi.org/10.1007/s10639-013-9303-7

11 Batson, D. C., Ahmad, N., & Lishner, D. A. (2009). Empathy and altruism. In C. R. Snyder & S. J. Lopez (Eds.), Oxford handbook of positive psychology [kindle version] (2nd ed., pp. 417–426). New York: Oxford University Press.

12 Immordino-Yang, M. H., & Damasio, A. (2007). We feel, therefore we learn: The relevance of affective and social neuroscience to education. Mind, Brain, and Education, 1(1), 3–10. https://doi.org/10.1111/j.1751-228X.2007.00004.x

13 Go to: https://ggia.berkeley.edu/#filters=connection