Autora: Jovi Nazareno – estudiante de posgrado en la Universidad de Harvard, Extension School

Traductora: Mishel Tirira

A medida que intentamos crear una nueva normalidad en la que el cambio es constante y el aislamiento físico es una práctica común, podríamos preguntarnos, «¿qué significa esto para la educación?» Las escuelas han cerrado sus campus, cancelado clases y ceremonias de graduación, y/o movido la enseñanza y celebraciones a entornos en línea. Debido a las medidas de distanciamiento social en respuesta al coronavirus, y la incertidumbre sobre cuándo será seguro volver a abrir de nuevo, el aprendizaje en línea ha ganado fuerza en los últimos meses a pesar de su existencia durante muchos años antes. Las personas razonables pueden discutir los beneficios y las dificultades del aprendizaje en línea, que pueden variar según las edades/grados, el tema, el diseño instruccional, las aplicaciones o el acceso a la tecnología, por ejemplo.

Sin embargo, independientemente de la modalidad en la que aprendamos, ya sea en línea o en el campus (presencial), existen muchos factores comunes con el poder de influir positivamente en la calidad del aprendizaje.1 Para mí, conocer a mis compañeros de clase ha sido un factor especialmente impactante. Estoy increíblemente agradecida con todos mis compañeros de estudio que, a través de su dedicación, compasión y apertura para aprender y compartir, me mantuvieron motivada y sensata a pesar de los desafíos.

Entonces, ya sea que se encuentre presencialmente en un salón de clases o aprendiendo a distancia, establece conexiones y estudia con tus compañeros de clase. Las personas pueden tener una tremenda influencia en ti y viceversa. Todos tenemos mucho que aprender de cada uno, si nos damos el tiempo y el espacio para hacerlo en lugar de bajar la cabeza y trabajar solo.

Si conectarse con los compañeros de clase parece un consejo extrañamente simple, ¡es porque lo es! Podemos pasar por alto el impacto de los aspectos sociales del aprendizaje a favor de valorar la instrucción, el contenido y/o los materiales de una lección. Desafortunadamente, al hacerlo, podríamos decidir que el tiempo dedicado a socializar es contraproducente en comparación con estudiar solo, lo cual no es cierto, especialmente cuando se considera que los humanos somos sociales.2 Necesitamos tiempo a solas, solo que no a costa de siempre «hacerlo solo».

Estar abierto a actividades diferentes a tus expectativas o experiencia previa

A decir verdad, mi consejo se basa en errores de mis formas pasadas de estudiar para la escuela. Debido a que la tarea, los cuestionarios, las pruebas y otras tareas misceláneas a menudo se completaban individualmente en mi experiencia, nunca pensé demasiado en los grupos de estudio. Claro, en mi juventud, intercambié tips con mis amigos y a menudo nos ayudamos mutuamente, pero también aprendí a valorar la noción independiente de trabajar duro sola.

Muchas personas influyeron en mi perspectiva sobre la importancia de aprender con otros, pero un curso de postgrado en línea en particular, titulado “Neurociencia del aprendizaje”,3 me obligó a salir de mi zona de confort. Yo empecé el curso con ideas preconcebidas de lo que las aulas y el aprendizaje lucen: conferencias, y tal vez algo de discusión, seguido de exámenes. Hasta donde yo sabía, si esas ideas preconcebidas se cumplían, mis expectativas se cumplirían. Pero este curso desafió las ideas preconcebidas de enseñanza/aprendizaje, enfocándose en formas de maximizar el potencial de cada persona. En el curso, discutíamos constantemente conceptos clave a través de videoconferencias en vivo, ventanas de chat, paneles de discusión y en horarios de oficina. Escuchamos las perspectivas de muchas personas diferentes inscritas en la clase, leímos estudios de muchos campos diferentes, y todos esperábamos participar en estas discusiones. Lo que esperaba, basado en mi experiencia previa, era simplemente ser un consumidor de información. Sin embargo, cuánto aprendí y crecí en el curso fue mucho más de lo que podría haber esperado.

Hubiera sido fácil sentirse frustrada e incómoda si mis expectativas iniciales no se hubieran cumplido. Sin embargo, al estar abierta a perspectivas nuevas o diferentes, superé esas expectativas iniciales. Esto es importante porque a veces lo que creemos que está funcionando no está maximizando nuestro aprendizaje. Como ejemplo, un estudio sobre el aprendizaje activo en una clase STEM de la universidad descubrió que los estudiantes en el aula de aprendizaje activo, en comparación con los de las clases pasivas, en realidad aprendieron más a pesar de sentir que aprendieron menos.5 Esto muestra una percepción errónea sobre el método de instrucción utilizado en el aula. Lo que esperamos puede no ser lo que mejor nos respalda, y es posible que necesitemos cuestionar, investigar y/o adaptar nuestros métodos de aprendizaje.

Lo que esperamos está coloreado por la experiencia previa y puede faltar una pieza crucial. Bajar la cabeza y trabajar duro por si solo es una manera de seguir adelante, pero no es el único camino y no es necesariamente el más eficaz todo el tiempo en todos los contextos. Solía tratar de estudiar sola, hasta que me di cuenta de que la interacción me ayuda a crecer. Cuando terminó el curso, me di cuenta de que no había aprovechado al máximo las posibilidades de contar con el apoyo social y estaba decidida a no dejar escapar esa oportunidad.

Conéctate con otros estudiantes: ¡vale la pena el esfuerzo!

Solía ​​pensar que no debía pedir demasiada ayuda y no debería molestar a otras personas a menos que fuera absolutamente necesario. Ahora, después de unirme a varios grupos de estudio, he aprendido que tomarme el tiempo para reunirme y hablar con los compañeros de clase me hace sentir más parte del grupo. Las conexiones sociales que tenemos, la conexión que sentimos y nuestro aprendizaje están entrelazados. El aprendizaje no es un acto individual, y el aprendizaje no está separado de lo que sentimos o de nuestro contexto social. Cada clase, ya sea en el campus (presencial) o en línea, presenta una oportunidad especial para conectarse y construir una comunidad , y las relaciones son una parte importante del bienestar y el aprendizaje.5 Puedes maximizar tu experiencia de aprendizaje, en parte, construyendo y participando en la comunidad: comparte ideas y difunde tu pasión por lo que estudias. Aprender como grupo no solo nos ayuda a sentirnos conectados, sino que también beneficia nuestro aprendizaje.6,7

Inscrita en otros cursos este semestre , me pareció increíblemente útil tener un sistema de apoyo de compañeros de clase mientras la enseñanza pasaba del campus (presencial) a en línea. Estos amigos crearon un lugar seguro para hacer preguntas, compartir ideas, evaluar y luego profundizar nuestro conocimiento y aprender y crecer a partir de los errores. Podríamos encontrar maneras de reír a través de los desafíos y permanecer enfocados. Por lo tanto, antes de bajar la cabeza y concentrarse en aprender sola, programe un tiempo para conectarme. El aspecto social del aprendizaje está demasiado subestimado.

Ideas iniciales

Si no estás seguro de cómo o dónde comenzar, comienza aquí:

  • Estudiantes:
    • Publica un nuevo hilo de discusión (o envía un correo electrónico grupal) para evaluar quién en la clase podría estar interesado en estudiar en grupo
    • Envía un correo electrónico a un compañero de clase preguntándole si les gustaría estudiar contigo
    • Sugiere un horario de estudio semanal con un día/hora establecidos
    • Organiza la reunión virtual utilizando herramientas de videoconferencia
    • Inicia chats grupales usando aplicaciones de mensajería como un lugar para comunicarse y hacer preguntas
    • Desarrolla una rutina para cada reunión, considerando por ejemplo:
      • ¿Quieres hacer preguntas entre ustedes?
      • ¿Debería haber preguntas/respuestas abiertas?
      • ¿Están revisando notas de clase, lecturas y/o tareas juntos?
      • ¿Qué debe hacer cada persona para prepararse antes de la reunión?
  • Profesores:
    • Crea un espacio en la clase en línea donde los estudiantes puedan comunicarse con fines de relacionados a la clase (ej., paneles de discusión para temas semanales)
    • Crea otro espacio separado en la clase en línea donde los estudiantes puedan tener conversaciones informales juntos (ej., un hilo separado del panel de discusión o una herramienta separada)
    • Organiza horarios de oficina abiertos a través de videoconferencias, donde se anima a los estudiantes a que «entren» en cualquier momento
    • Habla sobre cómo los estudiantes pueden beneficiarse del trabajo en grupo
  • Padres:
    • Pregunta a tus hijos si tienen charlas grupales con sus compañeros de clase para hablar sobre tareas, tareas, etc., y cuando sea apropiado, ayúdalos a establecer una forma de comunicarse con sus compañeros de clase.
    • Consulta periódicamente con tus hijos para ver si la comunicación grupal ha sido útil y qué se puede hacer para mejorarla.
    • Desarrolla una red con otros padres en la misma escuela o en tu vecindario
    • ¡Recuerda que incluso hacer deberes en pequeños grupos también puede ser útil!

1Tokuhama-Espinosa, T. (2020, March 13). Taking your course online? Think before you leap. Connections: The Learning Sciences Platform. https://thelearningsciences.com/site/taking-your-course-online-think-before-you-leap/?lang=en

2Immordino-Yang, M. H., & Gotlieb, R. (2017). Embodied brains, social minds, cultural meaning: Integrating neuroscientific and educational research on social-affective development. American Educational Research Journal, 54(1_suppl), 344S-367S. https://doi.org/10.3102/0002831216669780

3PSYC E-1609, Neuroscience of Learning: An Introduction to Mind, Brain, Health, and Education, at the Harvard University Extension School (Instructor: Tracey Tokuhama-Espinosa, Ph.D.).

4Deslauriers, L., McCarty, L. S., Miller, K., Callaghan, K., & Kestin, G. (2019). Measuring actual learning versus feeling of learning in response to being actively engaged in the classroom. Proceedings of the National Academy of Sciences, 116(39), 19251. https://doi.org/10.1073/pnas.1821936116

5The Trustees of the University of Pennsylvania. (2020). PERMA theory of well-being and PERMATM workshops. Retrieved March 22, 2020, from Penn Arts and Sciences Positive Psychology Center website: https://ppc.sas.upenn.edu/learn-more/perma-theory-well-being-and-perma-workshops

6Aldrich, H. E. (2016). ‘Group Work’ Has Lasting Benefits Beyond K-12. Entrepreneur & Innovation Exchange.

7Hendry, G. D., Hyde, S. J., & Davy, P. (2005). Independent student study groups. Medical education39(7), 672–679. https://doi.org/10.1111/j.1365-2929.2005.02199.x