Autora: Jovi Nazareno, estudiante de la Universidad de Harvard, Extension School

Traductora: Mishel Tirira

Existen demasiadas etiquetas para simplificar demasiado el complejo acto de escribir. He escuchado frases como «él es lento», «ella ya debería saber esto», «no está prestando atención», «es floja», «no está motivado por esta tarea», «no puede escribir» o «él simplemente no está pensando». Estas frases comparten un intento de identificar un factor causal importante para explicar la lucha de una persona con la escritura. Dichos intentos no reconocen las fortalezas potenciales de un escritor o una pieza escrita, sino que optan por desesperación ante lo que se marca como un problema no solucionable.

Para alguien que localiza un solo punto de falla para un escritor que lucha, te pido esto: ¿Cómo sabes con absoluta certeza que tú tienes la razón?

Lo que una persona etiqueta como un problema de atención podría ser falta de interés, falta de sueño, falta de nutrición o aburrimiento. No estar motivado podría significar que la escritura no se conecta con la vida personal o podría significar que la persona está agotada. Es bastante difícil no pensar en nada más, por lo que alguien etiquetado de esta manera puede no tener experiencia en cómo abordar el proyecto o el tema. Sería imposible para mí enumerar todas las explicaciones alternativas posibles para etiquetas simples.

La escritura es un fenómeno complejo, lleno de una gama de posibilidades: diferentes géneros, diferentes audiencias, diferentes modalidades, diferentes temas, diferentes autores, diferentes propósitos. Aunque ya podríamos aceptar que existen muchas formas de escritura, lo que aún no apreciamos es cuánto de la escritura ocurre en lo oculto. Y esta invisibilidad es clave: significa que las etiquetas y el juicio rápido que hacemos se basan en una minoría del acto de escribir. Mucho pensamiento ocurre detrás de escena, dejándonos solo con el producto para evaluar la mayoría del tiempo.

Sin embargo, creo que es poco probable que tengamos suficientes productos para sacar conclusiones significativas. Por ejemplo, en los EE.UU., varias encuestas encontraron que los maestros de escuela intermedia dedican poco tiempo a la enseñanza de la escritura y que los estudiantes dedican poco tiempo a producir una composición extendida (es decir, producir más de un párrafo, mostrar conocimiento/pensamiento, conexión con nuevas ideas).1,2,3 Entonces, básicamente, podemos etiquetar rápidamente en base a información incompleta.

Esto es exactamente por qué la compasión es poderosa. La compasión nos permite comprobar nuestras presunciones, y llamadas para una conversación, respeto y oportunidad de maximizar el potencial de la escritura.

Compasión de mentor a escritor

¿Qué quiero decir con compasión? No me refiero a ver la lucha de alguien con la escritura y tener la sensación de «sentir pena». No me refiero a sentir lo que siente el escritor . No me refiero a la sensación de angustia que puedas tener al ver al escritor enfrentar un desafío. No me refiero a asumir o imaginar lo que un escritor podría estar sintiendo, pensando o experimentando.

En cambio, pido que llevemos nuestros sentimientos y observaciones un paso más allá . Pido que usemos nuestra empatía para actuar. Por compasión, quiero decir: (1) preguntar y comprender lo que siente un escritor (2) actuar de manera de apoyo a ese escritor.

La idea de tomar medidas puede parecer obvia: después de todo, ¿los maestros no toman medidas todos los días cuando trabajan con los estudiantes? Creo que muchos grandes maestros toman medidas todos los días. Lo que estoy pidiendo es una revisión de lo que motiva la acción compasiva y qué requisitos previos hacen que la compasión sea más probable. Como lo describo, lo que parece compasión en términos de escritura, por favor haz una pausa y reflexiona sobre tus prejuicios personales, juicios y conceptos erróneos. Después de llegar a cada sección a continuación, pregúntate «¿en qué medida he hecho esto por cada escritor?»

Para un escritor con dificultades, la compasión en la instrucción escrita significa:

– Experimentar empatía, o en otras palabras, percibir un escritor en necesidad y valorar su éxito y/o bienestar4

– Creer que un escritor con dificultades está pasando por algo serio,5

– Creer que un escritor con dificultades es víctima de una situación o situaciones,5  e

– Imaginarte a ti mismo como un escritor con dificultades también.5

Mostrar empatía en lugar de sentir pena4

La empatía se trata de percibir a un escritor necesitado y al mismo tiempo valorar su éxito y/o bienestar. Mientras que la empatía incluye sensación de lo que otros sienten, así como la conexión de la(s)  experiencia(s) de los demás con la nuestra, la perspectiva de que estamos haciendo esto por situaciones. El enfoque debe centrarse en el escritor en lugar de ser sobre ti. En lugar de presumir saber qué siente o lucha un escritor, pregunta. En lugar de preocuparte por si estás diciendo lo correcto para apoyar al escritor, ten una conversación.

¿Por qué importa esto? Estas interacciones son importantes porque cultivan la empatía y, a su vez, aumentan la probabilidad de futuros comportamientos de ayuda. Debido a que el pensamiento detrás del producto escrito a menudo es invisible, puede sorprenderte lo que descubres al conversar con un escritor con dificultades. Lo que un escritor necesita será diferente de otro.

Cree que el escritor está pasando por algo serio5

El aprendizaje no siempre se siente bien. Por mucho que podamos hablar sobre la importancia de las emociones positivas en nuestras vidas (por ejemplo, alegría, calma, triunfo), no podemos purgar completamente las negativas (por ejemplo, miedo, ansiedad, tristeza). Porque las emociones son parte del aprendizaje6 (e incluso escribiendo), sabemos que lo que siente un escritor afecta su aprendizaje. El desafío y algunas molestias mejoran el aprendizaje, pero la amenaza inhibe el aprendizaje. Un escritor que tiene miedo o ansiedad durante una lección, mientras escribe o cuando recibe comentarios no funcionará de la mejor manera.

¿Por qué importa esto? Aceptar y comprender cómo las emociones afectan nuestras capacidades cognitivas y estados fisiológicos nos permite valorar la reacción de cada escritor . Si creemos que tales reacciones son graves (o podrían tener graves consecuencias), les prestamos atención y adaptamos nuestras lecciones. Como se mencionó anteriormente, la escritura es compleja, y podría decirse que es una forma muy elevada de pensamiento.7 Al cambiar a través de diferentes tipos de pensamiento, monitorear el proceso que usamos y usar el lenguaje para comunicar nuestro mensaje, estamos constantemente desafiados. Se debe esperar cierta incomodidad para un escritor que extiende sus habilidades.

Cree que el desafío del escritor es la situacional5

 Estar sujeto a una situación es diferente de culpar a un desafío o reacción de una característica interna. Para ser claros, no sugiero que nos quitemos la responsabilidad. Lo que sugiero es responsabilizar a un escritor y al mismo tiempo superar el sesgo atribucional. El sesgo atribucional se refiere al sesgo que tenemos al explicar nuestros propios comportamientos frente a los comportamientos de los demás. Este sesgo es la tendencia a explicar que nuestros propios comportamientos tienen una causa externa (ej., «Luché con la escritura también porque tenía maestros terribles»), pero explican los comportamientos de los demás a factores internos (ej., «Simplemente él no es un buen escritor»).

¿Por qué importa esto? Al ver la lucha de un escritor como situacional, podemos aceptar que la situación se puede cambiar, que una emoción negativa es temporal y, lo más importante, que con esfuerzo y apoyo se puede aprender a escribir. Con tantas formas de escribir, la lucha de un escritor podría quedar expuesta debido a un nuevo género, un maestro con diferentes expectativas o un tema desconocido, por nombrar algunos ejemplos. Un escritor puede sobresalir en un tipo de escritura y luego luchar con otro. Pero con un andamiaje, apoyo y tiempo adecuados, se puede lograr el dominio.

Imagínate a ti mismo como un escritor que también enfrenta desafíos5

No sorprende que el compromiso social y las relaciones sean importantes para el aprendizaje porque sabemos que son parte de la vida. Sin embargo, tomar la perspectiva de otra persona requiere conciencia y comodidad con nosotros mismos primero. Debes poder verte en la misma situación que el escritor, independientemente de cómo eso te haga sentir o aparecer. Este sentido de identificación con alguien respalda nuestra capacidad de actuar compasivamente en la instrucción escrita.

¿Por qué importa esto? Si puedes imaginarte luchando con una actividad o tarea escrita, puedes aceptar que tales experiencias son auténticas. Como alguien que está en condiciones de ayudar a un escritor con dificultades, puede ser incómodo admitir que a veces tiene dificultades (o solía tener dificultades) con la escritura. Sin embargo, al considerar cómo tendrías que haber luchado o luchar con la escritura, se vuelve abierto a la compasión. Incluso puede ofrecer la profundidad de la explicación que alguna vez te habría ayudado.

Mayor moraleja: Elige la compasión

Sin compasión o el impulso de tomar medidas para obtener el mejor resultado posible, las estrategias que podrían ayudar a romper, o mejor aún, evitar espirales descendentes serían inadecuadas. La compasión permite conexiones más profundas con los demás y conduce a comportamientos de ayuda, dos resultados que son beneficiosos para la educación. La compasión es una elección, elección que debemos hacer todos los días para cada escritor.

1 Applebee, A. N., & Langer, J. A. (2011). A snapshot of writing instruction in middle schools and high schools. English Journal, 100(6), 14–27.

2 Graham, S., Capizzi, A., Harris, K. R., Hebert, M., & Morphy, P. (2014). Teaching writing to middle school students: A national survey. Reading and Writing, 27(6), 1015–1042. https://doi.org/10.1007/s11145-013-9495-7

3 Ray, A. B., Graham, S., Houston, J. D., & Harris, K. R. (2016). Teachers use of writing to support students’ learning in middle school: A national survey in the United States. Reading and Writing, 29(5), 1039–1068. https://doi.org/10.1007/s11145-015-9602-z

4 Batson, D. C., Ahmad, N., & Lishner, D. A. (2009). Empathy and altruism. In C. R. Snyder & S. J. Lopez (Eds.), Oxford handbook of positive psychology [kindle version] (2nd ed., pp. 417–426). New York: Oxford University Press.

5 Cassell, E. J. (2009). Compassion. In C. R. Snyder & S. J. Lopez (Eds.), Oxford handbook of positive psychology [kindle version] (2nd ed., pp. 393–403). New York: Oxford University Press.

6 Immordino-Yang, M. H., & Damasio, A. (2007). We feel, therefore we learn: The relevance of affective and social neuroscience to education. Mind, Brain, and Education, 1(1), 3–10. https://doi.org/10.1111/j.1751-228X.2007.00004.x

7 Tokuhama-Espinosa, T., Nazareno, J., Rappleye, C., & Kaye, M. (2019). Infographic: Writing as the highest form of thinking. Retrieved from https://thelearningsciences.com/site/portfolio-items/writing-process-2/?lang=en